"Escribid con amor, con corazón, lo que os alcance, lo que os antoje. Que eso será bueno en el fondo, aunque la forma sea incorrecta; será apasionado, aunque a veces sea inexacto; agradará al lector, aunque rabie Garcilaso; no se parecerá a lo de nadie; pero; bueno o malo, será vuestro, nadie os lo disputará; entonces habrá prosa, habrá poesía, habrá defectos, habrá belleza." DOMINGO F. SARMIENTO



martes, 28 de julio de 2015

LA DIRECCION

Por Jorge Garrappa

El maestro Riccardo Muti habla sobre la dirección de la obra de música luego de recibir el reconocimiento como "Músico del Año", de América Musical.
Sus claros conceptos pueden bien ser aplicados a la dirección en general y, en particular, a la dirección de la obra de arquitectura.
En efecto, sea la obra musical sea la obra de arquitectura, ambas son concebidas por sus autores.
El autor imagina su obra, la crea y la traduce con códigos gráficos específicos de los que se sirve el arte que practica.
La ejecución de la obra musical, como la materialización de la obra de arquitectura, no depende solo de su autor.
Depende de un conglomerado de personas especializadas que deberán ejecutar con excelencia cada parte para que el conjunto armónico exprese su totalidad y unidad.
Son las distintas secciones instrumentales y vocales de una orquesta sinfónica: vientos (oboe, flauta, corno, fagot, trompa, etc.), cuerdas (piano, violin, viola, violoncelo, contrabajo, etc.), percusión (timbal, xilófono, bombo, redoblante, platillos, triangulo, etc.), vocalistas (solista y coros).
Son las distintas áreas que conforman una unidad ejecutora: estructuras (fundaciones, portante independiente), albañilería (mampostería, carpinterías, fontanería, etc.), instalaciones (electricidad, sanitaria, gas, telefonía, etc.), terminaciones (enlucidos, revestimientos, solados, etc.).
Sobre esto habla el Maestro Muti en este video memorable que espero sea escuchado y analizado por mis estimados alumnos.