"Escribid con amor, con corazón, lo que os alcance, lo que os antoje. Que eso será bueno en el fondo, aunque la forma sea incorrecta; será apasionado, aunque a veces sea inexacto; agradará al lector, aunque rabie Garcilaso; no se parecerá a lo de nadie; pero; bueno o malo, será vuestro, nadie os lo disputará; entonces habrá prosa, habrá poesía, habrá defectos, habrá belleza." DOMINGO F. SARMIENTO



domingo, 5 de diciembre de 2010

NACIDO UN SABADO DE GLORIA

Por Jorge Alberto Garrappa

“Yo escribo un poco como hablo y hablo sin técnica. Hablo con mucha emoción, eso sí. (...) pero un día me dí cuenta de que también se podía escribir como a uno le daba la gana (...). Corrijo poquísimo, pues creo que la mejor frase es la que se encuentra en la emoción de la lucha”. (Alfredo Bryce Echenique)


Mientras la feligresía católica celebraba, como cada año, la vigilia pascual y la próxima Resurrección de Cristo Jesús, mis padres esperaban ansiosos mi llegada. Vi la luz a las 11:30 A.M. del 24 de marzo de 1951.
Sábado de Gloria.


Otros bebes se tardaban hasta un par de días en nacer, yo tuve que hacerlo por cesárea, con luna llena, bajo el signo de Aries y la influencia de Marte...
El eterno amante de Venus.


Los problemas de mi madre, con riesgo de vida durante el embarazo y el parto, convencieron al obstetra y, a ella misma, de no insistir nuevamente.
Sería por siempre “hijo único”.


Pero mama tampoco tenía suficiente leche materna para alimentarme, entonces el médico sugirió buscar una "nodriza", es decir, una mama “sustituta” que me amamantase durante las primeras semanas de vida. Una señora vecina de casa, que había nacido una niña casi simultáneamente conmigo, ofreció gentilmente ser mi mama "de leche”.
Desde aquel momento tuve una hermana, también yo. Ella se llama Raquel y nos cruzamos de cuando en cuando.
Un verdadero pecado.


Nunca antes había creído en horóscopos y cosas porel estilo pero, debo reconocerlo, algunas predicciones de mi carta natal, tienen un sorprendente viso de realidad.
Por ejemplo, que Marte -el planeta regente de Aries- representa la fuerza que nos afirma ante los demás, la agresividad que nos permite sobrevivir y la necesidad de echar abajo los obstáculos que se nos presentan en el camino.
Es verdad.


Que los arianos necesitamos “ser alguien”, no sólo existir y, que es ahí donde aparece esa energía individualista con la que establecemos nuestras relaciones con los demás y también con nuestro entorno.
Es así. Para bien o para mal.


Que nos consumimos de pasión, buscamos, encontramos, tropezamos varias veces con la misma piedra, nos sentirnos atractivos, jugamos y conquistamos al sexo opuesto.
Es cierto.Modestamente.

Me divierte mucho el "cliché" sobre los besos de los arianos. Según se dice, nos dirigimos inmediatamente al lugar justo y en el momento indicado. No dudamos en tomar el cuerpo de nuestra amante y besarlo de forma impulsiva y no muy prolongada. Como sellando el acuerdo. Luego, nuestras manos no se detendrán en ningún momento. La besaremos en la boca solo un segundo y luego nuestros besos descenderán por el cuello y todo su cuerpo. Pero la verdadera fogata se concentrara, finalmente, en el sexo!
Sin comentarios.


Para quienes creen a rajatabla en esas cosas, Aries es un signo bastante particular. Lo cierto es que por alguna razón, difícil de entender, cada uno nace el día que le toca y ningún otro. Yo debía nacer ese sábado de Gloria. También moriré el día que me toque.
Ningún otro.


Mis padres me bautizaron, con un nombre característico del periodo historico en que naci: Jorge Alberto. Era también el tiempo de los Carlos Alberto, Raúl Alberto, Luis Alberto, Daniel Alberto…
Ya casi no se usan.


Nombre compuesto, claro. Mis padres no lo sabían entonces pero Jorge es de origen griego y Alberto, germánico. Ambos, de todas maneras, se combinan bien con mi apellido paterno italiano meridional y materno septentrional. Algunos me llaman Giorgio. 
Unos pocos, George.

 
San Jorge es el patrono de los ejércitos y de los caballeros. Se festeja el 24 de abril y la leyenda lo representa como un príncipe a caballo que mata al dragon para salvar a la princesa.


Premonitorio?

Lombardo, de parte de mama. Mi familia paterna, en cambio, es de la provincia de Bari, en la Puglia, hermosa región que ocupa el “talon” de la bota italiana. Bien al sur, entre los mares Adriático y Jónico. Alli, frente a sus costas, esta Grecia. A su vez, Puglia, fue una de las gemas más preciadas de la corona del emperador Federico I de Hohenstaufen, apodado el “Barbarroja”. Coincidencias?
No lo creo!


Me considero un hombre muy afortunado pues hice lo que quise en la vida, practicamente  siempre. Saltos hípicos, cuando aún no había cumplido los 10, Tiro al blanco, Futbol, Piano en los Conservatorios de Ricci, primero y de la señorita Bianciotti despues. Esto lo soporte hasta alcanzar el titulo de maestro de piano. Abandone antes de llegar a profesor.
Me seducia la percusion.


Mi padre había sido “primer redoblante” de la Banda Municipal y baterista de la orquesta que dirigia mi abuelo Cayetano. Tal vez por eso yo quise seguir sus pasos. Siendo adoslescente forme parte del grupo musical "Los Irascibles", nacido en los claustros del Colegio Nacional, a mediados de los ‘60. Aun hoy despuntamos el "vicio" en una agrupacion cuyo nombre es... "Lo de menos".
Nada mal.


Podría haber sido músico profesional o profesional de cualquier otro rubro. Pero como el mundo marcha como debiera, a pesar de todo, las cosas se resolvieron por la segunda opción. No sin antes intentar el ingreso a la Escuela de Aviación Militar, para satisfacer los deseos de mi padre que soñaba para mí “un futuro en el cielo”. Allí fui con un compañero de promoción, recomendados por su padre, un Vice Comodoro: la Escuela de Aviacion Militar de Cordoba.
Arquitectura era lo mío.


Por ser un alumno "avanzado" de la profesora Moreiro Varela, en 1969 hice de interprete de ingles cuando llego a Rafaela el contingente estadounidense para la carrera de las "500 Indy". Sentía inclinación por diversas expresiones artísticas como la música, la fotografía y el dibujo.
El sentido de la arquitectura, el diseño y la composición me fueron transmitidas por un arquitecto, desaparecido muy joven, que recuerdo siempre con mucho cariño.
Rosario, Córdoba o Buenos Aires, eran las opciones donde poder estudiar arquitectura en una Universidad Nacional. Decidi por la ciudad mediterranea.
Allí vivía mi tía Elba.


Después de 6 años intensos, de estudios y politica universitaria, durante los cuales paso mucha agua bajo los puentes de mi vida, obtuve mi ansiado título y me dispuse a trabajar, alli mismo. Sin embargo, la implacable “Ley de Murphy” se cumpliria una vez más. El golpe militar del ‘76 terminaba con los planes trienales del peronismo y cancelaba el proyecto de construcción de cientos de miles de viviendas sociales.
No harían falta arquitectos.


Solo unos pocos estudios acapararian todo el trabajo emergente del faraónico Mundial ’78. En ese tiempo, cualquiera podía conseguir fácilmente un joven arquitecto. Solo debía subirse a un taxi o dirigirse a un kiosco de cualquier parte del país...
Triste, pero muy argentino.


Fue entonces que decidí volver a mi ciudad natal. La etapa de insercion fue dura de todas maneras, pero Dios me tendió su mano, una vez más. Comence casi paralelamente con mi otra pasion, la docencia. Y como los arianos necesitamos “ser alguien”, no sólo existir, es ahí donde apareció esa energía individualista para salir adelante. Me afirme por encima de los demás, me consumí de pasión, busque, encontré, gane y perdí, pero al final salí adelante.
A mi modo.


Me propuse formar una familia. Sustentada en un matrimonio “para toda la vida”. Basado en la fidelidad que no siempre supe practicar durante mi "solteria". Y tambien en una conducta ejemplar para que mis hijos jamás tuviesen que avergonzarse de su padre.
La predica del ejemplo.


Fui también un deportista nato. Casi todos los deportes me atrajeron siempre, en particular el futbol. Los practique, como siempre, “a muerte”. Como decimos en italiano: "all'ultimo sangue".
Sin medias tintas.


En ese tiempo alguno llego a decirme, refiriendose a mi estado fisico: “el día que te quieras morir, el corazón no te lo va a permitir”. Pero las cosas marchan como debieran. Porque el Supremo Hacedor asigna a cada uno su misión y no está consentido ignorarla o incumplirla.
Al menos impunemente.


Siempre trate de descifrar cual era mi misión. Al principio me persuadí que era: “tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro”. Tuve tres maravillosos hijos, plante un nogal y ya escribí dos libros. Misión cumplida?
Para nada!


Queda mucho aun por hacer. Vivir plenamente, aprender siempre más, superar la mediocridad imperante, transmitir las experiencias y saberes acumulados a traves de mis escritos y mis clases. Buscar siempre la verdad, combatir la impostura, la deshonestidad, la estupidez…
Y... el fanatismo!

No habia podido casi nunca llorar. Ni el día que perdí a mi padre, en 1982, a quien quise con toda mi alma. Todas esas lágrimas quedaron atrapadas en mí interior y tal vez -solo tal vez- contaminaron un poco mi organismo, como dice Fritz Zorn.
Como un veneno.


Esas lágrimas retenidas, sumadas al "stress" de un pais que siempre duele, a la creencia de poseer una salud de hierro, probablemente llevaron al pre infarto a mi “corazón de deportista” que, según algunos, jamás me dejaria morir.
Maravilloso corazón!


En pleno invierno de 2009, un dolor difuso en mi espalda y antebrazos, me desperto. Intuí el infarto en curso, por la experiencia vivida por mi padre. Pocos dias después sobrevino la intervención quirurgica y la colocación de ese fantástico aparatito llamado “stent”. Pero no fue, solamente, ese "milagroso" y moderno adminiculo que salvo mi vida. Fue El, sin duda alguna, quien me despertó y, generosamente, decidió darme una nueva oportunidad. Por quererme tanto le agradezco cada día. Y jamás le pido nada para mí.
Me dio demasiado.


Tanto me dio que hasta me permitio viajar a Italia, solo 13 dias despues de la operacion, para presentar una ponencia en la "Semana Europea del Paisaje". Alli tuve el honor de ser el unico orador latinoamericano invitado especialmente. Toque el cielo con las manos!
Justo un año después, me vi sometido a la prueba más dura de toda mi vida: un “tumor maligno”, que se identifica generalmente con la “palabra maldita”, que nadie quiere pronunciar. Como si, omitiéndola, se pudiese tapar el cielo con un harnero.
Cáncer.


El shock inevitable, brutal, por vez primera soltó mis lágrimas contenidas. Inmediatamente sobrevino el temor a la “espada de Damocles” sobre mi cabeza. Luego me dije: “al menos yo estoy informado, otros no lo saben, aun”. También se cruzo por mi mente tener los días contados.
Estar condenado a muerte.


Algunos amigos estuvieron ausentes esos primeros días. Ni siquiera levantaron el teléfono para preguntarme, cara a cara, si era cierto lo que se comentaba por alli. En cambio mi esposa, mis hijos, mi madre, mis alumnos y los afectos sinceros, algunos lejanos en el tiempo y en el espacio, estuvieron y estarán siempre alli, muy cerca mio, brindándome su apoyo incondicional. No por lastima...
Sino por amor!


Eso me sirvió para alejar el miedo. Entendí que el terror paraliza e impide cualquier reacción, en sentido positivo, del cuerpo y tambien del alma. Y, como dice mi italianísima amiga Marina: el 50% de la cura está en la positividad del individuo, del resto se ocupa la ciencia que ha hecho enormes progresos en este campo.Y Dios, por supuesto.
"Sursum corda"


EL marca la cancha. EL pone blanco sobre negro. EL muestra palmariamente que, el mundo, alterna una de cal y una de arena. Que no se lo debe pretender pintar solo con "colores pastel" -como solemos hacer los arianos- sino con los colores de la vida real que son, al fin y al cabo, los más hermosos de todos. Solo hay que tomarse tiempo para su contemplacion. Saber mirar.
Y disfrutar los dones de la vida.


Entendí que, en este valle de lagrimas, debemos enfrentar situaciónes límite para las que no estamos preparados. Con profundo sentido critico, “in primis” mire dentro de mi, porque siempre me considere un "tipo inteligente" y habia hecho caso omiso a los consejos familiares, de controlar mi salud, con la periodicidad que reclaman los años y... el sentido comun. Porfiadamente creí volar sobre la tormenta.
Error.

Me propuse informar a quienes aprecio sobre la experiencia de lidiar con un cáncer y todo lo que se mueve en su torno. Bajar el nivel de ansiedad y angustia por los cambios que se producen en el cuerpo y en la mente. Caso contrario, se puede caer -irremediablemente- en la hipocondría, la depresión, la bronca o el resentimiento...
El porque a mí?


Las cosas son como deben ser. Quizas, a través de mi circunstancia, pueda transmitir un mensaje a otros. Y yo sea solo el vector, el mensajero...
Quien lo sabe?


Es que, muchas veces, estamos mirando el reverso de la vida. Desde abajo. Del otro lado, Dios está bordando una hermosa obra de arte que solo podra apreciarse desde arriba, desde lo alto…
Ciertamente


A la auto-contemplación, me ayudaron mucho los consejos y las lecturas inteligentes que me sugirieron y enviaron con inmenso, invalorable cariño y buena onda, conocidos, amigos, colegas y alumnos! Que no podre pagar jamas.
Gracias a todos.


Nunca me analicé. Es más, nunca crei mucho en el análisis, pero igual me mire por dentro y deje, mansamente, que otros escrudiñasen dentro de mí. Desnude mi alma, aunque esta expresión constituya un vulgar lugar común.
Me hice más transparente.


Nunca me habia bancado perder a nada y, sin embargo, gane y perdi. Increible! por primera vez en mi vida senti la gran satisfacción de perder…
El miedo a morir.


Hoy trabajo más que antes y programo nuevas cosas cada día. Trato de obviar algún dolor de huesos, molestia inguinal o tensión pectoral. Pienso solo en mis planes de corto y mediano plazo. La concreción de ellos me hará muy feliz. Y a quienes me quieren, tambien.
Estoy seguro.


Al fin y al cabo naci bajo el signo de Aries y, Marte, el planeta que, según el horóscopo rige mi signo, me da la fuerza suficiente para afirmarme ante los demás, la agresividad que me permite sobrevivir y la necesidad de echar abajo los obstáculos que se presenten en mi camino.
Yo no quiero vivir una vida ascética, alejado del polvo y de la gente. Muy por el contrario, prefiero mezclarme con los demás, compartir y disfrutar cada minuto de vida en plenitud. Hasta morir y resucitar en EL cuando llegue el día. Tal vez hasta coincida con otro “sábado de gloria”...
Porque no?

EL MITO DE LOS TUNELES DE RAFAELA

Por Jorge Alberto Garrappa

“In primis” quiero aclarar que, esta intervención mia, no persigue otro fin que el de contribuir a develar la verdad sobre el asunto de los “túneles de Rafaela”.
Debo decir tambien que me asiste el derecho y cierta obligación de participar en este debate, debido a mi colaboración, con el Prof. Daniel Miassi, en la tesis sobre la influencia de la masonería en el desarrollo de la ciudad de Rafaela.
Asimismo, mi participación -durante más de 20 años- en la ideación y dirección de los trabajos de mantenimiento y remodelación de la Catedral “San Rafael”, han enriquecido mi experiencia y conocimiento, tanto en el campo de la arquitectura como en el de la historia.
Dicho esto, comenzaremos a analizar algunas aseveraciones sobre la existencia de presuntos túneles debajo de la ciudad y la relación de ellos con la masonería local.

En 30 de octubre de 2008, bajo el titulo “El misterio de los túneles en Rafaela”, el sitio Rafaela.com publicaba: “Todos saben que en nuestra ciudad existe una red de túneles que atraviesan el micro centro” y a continuación afirma “Esto fue descubierto cabalmente en 1989, con el derrumbe de uno de los sótanos en terrenos del Supermercados Quijote, que durante algunos días fueron la principal atracción para los rafaelinos”.
Sobre este particular me gustaría decir que:
1. Es temerario afirmar que “todos saben” de la existencia –nada menos- que de una “red de túneles que atraviesan el micro centro” cuando infinidad de obras civiles, públicas y privadas (de arquitectura e infraestructura), se han realizado durante muchos años sin que hayan sido denunciado indicios ciertos sobre este tema.
2. En 1989, debido al descenso o “asentamiento diferencial” de una columna metálica del edificio de la ex “Cooperativa General de Consumos” –hoy Supermercados “Quijote”- fui invitado a observar un descubrimiento sorprendente. Se trataba de un sótano de aproximadamente 2,50 m de ancho x 3,50 m de largo x 2,20 m de altura, al que se llegaba por una escalera de 7 escalones construida en ladrillo. Llamaban la atención, en ese local subterráneo, un pilar de mampostería que soportaba la columna metálica superior; dos aberturas abovedadas, abiertas en la parte media alta de los muros norte y este y, un detalle por demás extraño, la puerta, de madera maciza, poseía su pasador metálico de cierre del lado de adentro.
Luego de avocarme a un minucioso examen de situación, pude llegar a la siguiente conclusión:
a) El sótano podia constituir el “tesoro” del comercio (con anterioridad a la Cooperativa General de Consumos). Es decir, la “caja fuerte”, donde se guardaban -temporariamente- los valores con que se operaba comercialmente en aquella época.
b) La custodia del "tesoro" y sus valores, debia estar a cargo de un guardia (probablemente armado) quien aseguraba la puerta por dentro hasta el momento del transporte de los caudales.
c) Las aberturas abovedadas, abiertas en los muros, no parecian túneles sino “conductos de ventilación” construidos dentro de la llamada “cámara de aire” que existe comunmente debajo de los pisos de madera machihembrada (por lo general de pino “thea”) que poseía el local. Dichos conductos, de 0,60 m de ancho, 0,60 m de alto y una longitud entre los 5 y 6 metros, tenían la particularidad de no llegar hasta los muros perimetrales del edificio. Esto, seguramente, para evitar el eventual ingreso de intrusos, a traves de las rejillas de ventilación, colocadas en el zócalo exterior del edificio.
d) El pilar de mampostería, de 0,60 x 0,60 m, fue construido apositamente para soportar el peso de la columna (de fundición de hierro) que se encuentra sobre ese sector de la planta baja (donde hoy se encuentran las cajas del supermercado).

Por otra parte, entre los años 1987 y 1989, dirigí la ejecución de los trabajos tendientes a garantizar la estabilidad del edificio de la Catedral, gravemente lesionado por el ascenso inusitado de la capa freatica. 
a. Pozos de cateo (cimientos)
b. Freatimetros (veredas publicas del edificio)
c. Extracción de muestras testigo (fundación del campanario)
d. Drenaje freático (costado este del edificio)
e. Recalce de cimientos (micro pilotes inyectados)
Estos trabajos nos permitieron conocer la composición de los suelos y de los cimientos del edificio a profundidades que oscilan entre 1,50 m. y los 20,00 m. de profundidad.
No se encontró indicio alguno de túneles u otro tipo de construcciones subterráneas, ni en las adyacencias ni debajo de la propia Catedral. Salvo las tumbas del Padre Dimas Mateos y de los Obispos Monseñor Antonio Brasca y, posteriormente, Monseñor Hector Romero, sepultados alli.

En la década de los ’90, el nuevo propietario del edificio de la ex “Libreria Coppetti” -ubicado en la esquina de Belgrano y 9 de Julio- me invito a visitar los sótanos hallados, durante las obras de remodelacion, bajo el salón principal de lo que fuera librería y, en tiempos mas lejanos, ex fabrica de alpargatas.
Lo que alli pude observar fue un sótano de dos espacios, separados por una arcada (sucesion de arcos de medio punto), cuyo fin era seguramente recibir las columnas y reducir la luz de apoyo de los elementos estructurales (tirantes o perfiles) que debían soportar el entrepiso del amplio salon de planta baja.
Como es característico en estos sótanos, poseía varios orificios de ventilación, construidos de forma oblicua ascendente en los muros perimetrales, cuyas bocas de salida poseían sendas rejillas metalicas en el zócalo exterior del edificio, tanto sobre calle 9 de Julio como Belgrano. Estos últimos orientados en direccion a los Grandes Almacenes Ripamonti, ubicados en la manzana de enfrente. Esto, creo, pudo haber alimentado, en el imaginario colectivo, la idea de túneles que conectaban subterráneamente la Catedral, casas de familias notables y negocios, como el de Faustino Ripamonti.
Lo contradictorio es, sin duda, pretender vincular a algunas familias con la masonería cuando se sabe de su profesión de fe católica apostólica romana, como era el caso de los Ripamonti, los Lorenzatti y otros. Muchos de ellos miembros activos de la Comisión Pro-Templo para la construcción de la nueva Iglesia de Rafaela (actual Catedral San Rafael).

Otro punto que quisiera abordar es, precisamente, el de la masonería en Rafaela. Tema que me intereso desde el tiempo de la mencionada tesis del prof. Miassi y lo que pude investigar posteriormente.
La masonería, como dice el Prof. Infeld en el reportaje mencionado “sería muy temerario relacionar los túneles con los masones”. Y agrega “...la masonería no era perseguida en esos tiempos, tenían de su lado presidentes, gobernadores, concejales, intendentes. ¿Cuál sería el sentido de crear túneles subterráneos?”.
En efecto, los masones locales no se caracterizaban por actuar “bajo tierra”, sino todo lo contrario. Ellos crearon muchisimas instituciones, empresas y, desde ellas, fomentaron e impulsaron el desarrollo de infraestructuras, como el mítico “Tranway”, entre otras.
por ejemplo, los masones de la Logia “La Antorcha”, fundada el 14 de marzo de 1914, realizaban sus reuniones en locales conocidos, como el de la esquina de Pueyrredon y San Martin, e invitaban a personalidades del medio a enrolarse en sus filas. Todo a plena luz del día. A no ser las reuniones ordinarias que, seguramente, se llevarian a cabo en horario nocturno.
Es mi convicción que los masones le generaron un grave daño económico a Lehmann, al "cortárle" la llegada y comercialización del grano producido en esta zona.
El plan era dirigir el grano de la zona al molino harinero de Pedro Avanthay, en gran parte transportado por el tranvía a vapor o "Tranway", transformado en ramal ferroviario colector cerealero del oeste santafecino.
Podria ser la caída económica y financiera, el motivo que habría llevado a Lehmann al comentado suicidio en una casa de mala reputación de los arrabales de la Capital Federal?.
Los masones tenian ceremonias de iniciación un poco extrañas, es cierto, pero túneles subterráneos -en estas tierras- es una teoría que no parece tener asidero alguno.

Sobre los sótanos de los ex Almacenes Ripamonti, puedo también hablar con conocimiento de causa por haberlos recorrido e inspeccionado junto a otros funcionarios del Departamento de Estudios y Proyectos del municipio, donde trabaje algunos años, mientras me desempeñaba tambien como Presidente de la Comisión de Preservación y Defensa del patrimonio Urbano, que tiene bajo su tutela ese mismo edificio.
Allí, en efecto, existen sótanos de grandes dimensiones como en casi toda la manzana pues, es archiconocido, que Ripamonti poseía depósitos de mercaderias y locales de trabajo mientras funciono a pleno. Pero túneles o corredores que se interconecten otras propiedades vecinas no se encontraron, al menos hasta ahora. Probablemente la re-funcionalización del edificio, actualmente en curso, pueda echar luz sobre este particular.
El consultado Prof. Infeld dice en otra parte de esa entrevista: “Donde había grandes almacenes, comedores, hoteles, generalmente en torno a las plazas de los pueblos, estos edificios tenían grandes sótanos con dos o tres habitaciones subterráneas. Era algo común en la época, pero si eso a su vez estaba unido por una red de túneles, y que esto tenga que algo que ver con la masonería, es algo que presenta muchas dudas”. Lo que me exime de mayores aclaraciones sobre el punto.

Sin embargo coincido en que es un tema abierto, apasionante y envuelto en un halo de misterio y de leyenda que, de poderse comprobar su existencia, constituiría ciertamente una contribución adicional, de la masonería, al turismo de Rafaela.